NEVADA EN 1 DÍA

Si solo dispones de un día para pasarlo con nosotros, no dejes de visitar los siguientes lugares.

Comienza el día con una visita a Picena, una de las 4 localidades que configuran Nevada. No dejes de pasear por la Avenida Andalucía para llegar a su Ermita de las Ánimas, ve hasta el Callejón de la Aurora para ver una de las construcciones típicas de La Alpujarra, llega hasta la plaza de la Constitución para descansar junto a su fuente y hablar con sus habitantes, contempla la fachada de la Iglesia de San Cecilio del siglo XVI y acércate a su Fuente Quilar y bebe un trago de agua, pues sus aguas dicen que tienen propiedades mineromedicinales. No puedes irte, sin antes contemplar las vistas que se disfrutan desde su Peñón, que antes se utilizaba como reloj solar para saber el horario laboral.

Continúa tu viaje hasta Mairena y déjate envolver por el olor de sus flores mientras paseas por la calle iglesia, disfruta mientras encuentras las casas adornadas con crochet, contempla la Piedra del Soldado, homenaje a un héroe de guerra de la localidad, refréscate en la Fuente Alta que se sitúa junto a su lavadero, pasa frente a su Ermita de las Ánimas y sube a las Eras para contemplar el mejor paisaje de La Alpujarra, la cuesta es un poquito empinada, pero sin duda merece la pena, por algo a Mairena se la conoce como “el balcón de La Alpujarra”. Una vez que vuelvas a emprender tu camino dirección a Júbar, puedes pararte a leer la historia de Don Antonio Porcel, hijo predilecto de la localidad por su participación en las Cortes de Cádiz y a rezar la oración del Peñón de San Marcos, para bendecir las cosechas.

En Júbar no puedes irte sin pasar por su Iglesia del Cristo de la Columna, la más antigua de La Alpujarra que posee una cruz latina y la estrella de David como veleta, y si ves a algún vecino, pídele que te la abra para poder ver las pinturas que se encontraron recientemente en su interior. También debes ir hasta el Peñón del Zapato, situado en la carretera de acceso e intentar ver la silueta de un zapato, una mujer y dos almireces que hay en él.
Una vez en Laroles, te recomendamos que visites alguna de las bodegas de vino ecológico que hay en la localidad o la fábrica de cerveza artesana y que dejes que te cuenten la magia de cómo se crean estos elixires.
Si ya es la hora de comer, puedes acercarte a cualquiera de los establecimientos y tomar una auténtica comida alpujarreña.
Por la tarde, puedes comenzar paseando por la localidad. Visita la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario del siglo XVI, que fue quemada y reconstruida posteriormente, reza un Ave María en la Fuente de la Virgen para conseguir 40 días de indulgencia, pasa por el Tinao de la calle Capitán, y llega hasta la Ermita de San Sebastián, que puedes ver desde fuera y su Cementerio Antiguo, donde aún quedan algunas tumbas de antaño. Por último, ve al paseo de San Antón a descansar y contemplar las magníficas vistas que te ofrece.
Una vez hayas descansado, no puedes irte sin antes visitar la Casa-Museo Pilar Pérez, un lugar idóneo para echar la vista atrás y contemplar una gran colección de enseres del pasado.
Y si aún te queda algo de tiempo, y ya ha caído algo la noche, disfruta de una ruta de tapeo tan típica en la zona.